Member Login
Lost your password?

Decepción milagrosa

15 de octubre 2007 . En mi artículo sobre " La evaluación de la experiencia personal : "Revisé la historia de una niña de 6 años que tenía una pierna más corta que la otra. La llevaron a un acupunturista para que tratara con éxito a la niña, así que le permitieron evitar la cirugía recomendada por su médico. Fabio, el que cuenta la historia, afirma que "esta no tenía una pierna 6 cm más corta, pero su cadera estaba inclinada en relación con la espina dorsal." Desafortunadamente, Fabio no sabe exactamente que tratamiento proporcionó el acupunturista. En cualquier caso, no es raro tener una pierna más corta que otra, un hecho que algunos quiroprácticos han explotado .

Algunos curanderos también aprovechan este y algunos otros hechos. Lorraine Louvat, por ejemplo, utiliza el poder de la sugestión para engañar a la gente haciéndola creer que a través de ella Jesús altera milagrosamente la longitud de sus piernas. Mire este video y observe que nadie mide nada. La única evidencia de cualquier cambio en la longitud de las piernas es la palabra de Louvat y su víctima, que cree que ha visto un milagro.

 

Vídeo de Lorraine Louvat

Su "crece, crece, crece" es una reminiscencia del encantamiento de Uri Geller "dóblate, nena, dóblate" sobre las cucharas.

Por lo visto el truco de la pierna más corta es muy común. Recientemente recibí el siguiente correo electrónico acerca de un problema de pierna corta que tenía una torcedura única. El autor desea permanecer en el anonimato.

Hace algunos años, fui atropellado por un coche mientras montaba mi bicicleta aunque en aquel momento parecía estar ileso. Unas semanas más tarde, sin embargo, volví a revivir el accidente en un sueño y después desperté con un dolor insoportable en la región lumbar, hasta el punto en que era casi incapaz de ponerme de pie y poder caminar, sólo arrastraba mis pies unos centímetros a la vez.

Visité primero a un cirujano ortopédico, quien no encontró nada malo. Aunque escéptico, un amigo me sugirió probar un quiropráctico. El quiropráctico era totalmente ineficaz. Intenté con la acupuntura, y esto pareció proporcionar una reducción muy pequeña, pero muy efímera del dolor, aunque no mejoró mi capacidad de movimiento. Lo mismo sucedió con las diversas formas de masaje y otras de denominadas "terapias".

Después de tres meses de dolor, durante los cuales poco a poco fui capaz de ignorar el dolor lo suficiente como para poder caminar muy despacio y con cuidado, accidentalmente me encontré con una descripción de algo que se llamaba Método Feldenkrais – no es un tipo de terapia sino un tipo de ejercicio y de "educación del movimiento". Sus practicantes son generalmente cuidadosos en señalar que no hacen ninguna afirmación médica en absoluto, y que son maestros, no terapeutas. Creo que puede estar relacionado con la técnica Alexander, pero no estoy seguro. Asistí a un taller de 3 días donde la profesora tenía a todos los participantes en el suelo, y habló con nosotros a lo largo de varias series de movimientos muy suaves y metódicos, a la vez que daba una conferencia sobre la teoría que hay detrás del método.

Uno de los primeros ejercicios intentaba poner de relieve tanto el  increíble efecto  que  el cuerpo puede tener  moviéndose / realizando posturas incorrectamente , así como el aparente poder de la sugestión sobre las condiciones completamente físicas [énfasis añadido]. Sin decirnos qué teníamos que hacer o cómo sería el efecto, la maestra nos guió a través de una serie de movimientos que implicaban sólo al brazo derecho y a la pierna derecha. Al final del ejercicio  teníamos todos que ponernos de pie y tratar de caminar. Me encontré con que el incremento de mi laborioso progreso durante los pocos meses anteriores había sido eliminado- Yo ya no podía caminar, sólo arrastrar un poco mis pies, como antes. Todos los demás participantes tenían diferentes grados de dificultad para caminar [énfasis añadido]. Entonces vino la profesora y nos midió a todos  nuestros brazos y piernas. Para cada participante, el brazo derecho era más largo que el izquierdo, y la pierna derecha más larga que la izquierda.. Ella nos hizo mirarnos en un espejo y todos nos asombramos  al ver que nuestras caras estaban retorcidas y nuestra columna vertebral torcida en ángulos extraños. Varias personas dijeron sentirse mal del estómago.

Después, ella nos dijo a todos que nos acostáramos de nuevo y cerráramos los ojos. Nos ordenó de no movernos en absoluto pero visualizando movimientos mientras ella continuó dándonos una serie de instrucciones complementarias para el lado izquierdo del cuerpo. Al final, simplemente mediante la visualización de los ejercicios, sin llegar a realizarlos, todo el mundo volvió a la normalidad con la misma longitud en sus extremidades, y caminando como antes de la demostración. Todos los efectos nocivos del ejercicio unilateral presuntamente desaparecieron.

La profesora nos dijo que ella usó este ejercicio simplemente para destacar lo fácil que es para el cerebro vencer el cuerpo y crear efectos físicos tanto sanos como enfermos, y que ella creía que este efecto psicosomático era responsable de las  muchas afirmaciones anecdóticas de éxito de todas las formas de terapia alternativa [énfasis añadido]. La explicación real, dijo, es que al mover repetidamente de una manera en particular, creamos hábitos nerviosos y musculares que son muy difíciles de superar sin un esfuerzo específico y disciplinado. Además, nuestros cuerpos a menudo comienzan a moverse de manera ineficiente en respuesta al dolor o la lesión, y estas nuevas formas ineficientes de movimiento pueden convertirse en hábitos duraderos y con efectos negativos mucho después de que la lesión causante haya sanado.

En mi caso, ella examinó mis intentos de avanzar y luego me pidió que prestara mucha atención a cómo sentía las partes específicas de mi cuerpo  al intentar moverlas,  entonces ella  manipuló físicamente mi cuerpo con el mismo tipo de movimientos, pero con cambios incrementales en el ángulo, la rotación etc., recordándome todo el tiempo el prestar suma atención a las diferentes sensaciones. Después de tres días con este tipo de ejercicio yo era capaz de hacer los mismos cambios por mí mismo sin ser manipulado por la profesora, mi dolor fue eliminado y mi libertad de movimiento era mayor de lo que lo era antes del accidente.

Como al mago Jerry Andrus le gustaba decir: Sólo puedo engañarle gracias a su maravilloso cerebro! Desafortunadamente, mucha gente no entiende lo fácil que es engañar y manipular a nuestro cerebro, tal y como lo demuestra el siguiente vídeo del programa de televisión National Geographic "Superpoderes". Cuenta con el maestro de artes marciales George Dillman utilizando el poder de la sugestión de una forma más convincente. También cuenta con un par de escépticos que revientan la burbuja chi de Dillman.

 

Tags: , , ,

Ir al Escepticcionario

Skeptic Dictionary