Member Login
Lost your password?

Abducciones alienígenas en el canal Nova

27 de febrero 1996. Nova , Abducciones alienígenas.

10978709_detNo sería justo caracterizar al programa de Nova  sobre abducciones alienígenas como pura patraña, pero este programa  no estuvo definitivamente a la altura de un escrutinio científico de alto nivel sobre afirmaciones extraordinarias. Era de esperar que Nova diera  a los defensores como John Mack y Budd Hopkins la oportunidad de exponer sus casos. Lo que no esperaba ver fue un programa de una hora de duración dedicado en su mayoría al incompetente, si bien intencionado, Sr. Hopkins. Las cámaras siguieron a Hopkins sesión tras sesión junto a una muy agitada, y altamente emocional, "paciente" y luego hacia Florida para ver como él  ayudaba  a inculcar alegremente a una mujer aparentemente inestable la creencia de que sus hijos  habían sido secuestrados por extraterrestres. Entre las muchas sesiones con más  "pacientes" de Hopkins, tuvimos que escucharle una y otra vez introduciendo sus libros y las razones por las cuales no muestra en absoluto escepticismo a las muy extrañas afirmaciones de que los extraterrestres están experimentando con humanos.

El dr. Mack también recibió una  cantidad de tiempo considerable para defender su trabajo como psiquiatra de Harvard, quien no pudo llegar a una mejor explicación de porqué estas personas piensan que han sido secuestradas por extraterrestres que el que hubieran sido realmente secuestradas por extraterrestres, enumerando como razones para creer que los relatos son ciertos el hecho de que sus pacientes no son enfermos mentales (¿por qué se les trata entonces?), que son otro tipo de gente normal (este es un punto discutible que yo podría haberle concedido antes de oír algunas de las historias de los pacientes de Hopkins), que no tienen nada que ganar inventando estas historias (no se hizo mención de lo que él y Hopkins ganarían fomentando que estas personas llegaran a los detalles de sus "secuestros" en lugar de empezar desde el supuesto de que es probable que estén engañados), y que sus historias son muy similares (que bien podría deberse a que todos hemos leído las mismas historias y visto las mismas películas).

Los escépticos tuvieron su voz, pero mi estimación es que se les dio un minuto por cada cuatro o cinco dados a los defensores de las abducciones. Carl Sagan, quien parecía muy viejo y demacrado, habló con elocuencia, aunque brevemente, sobre la cuestión del escepticismo científico y la falta de pruebas convincentes de que los alienígenas del espacio exterior estén aquí entre nosotros, y mucho menos secuestrando a algunos de nuestros ciudadanos más imaginativos y emocionales para experimentos reproductivos. Señaló que las anécdotas son todo lo que tenemos para esta creencia y las anécdotas no son una buena evidencia de prueba científica. (para ver una opinión más detallada de Sagan sobre el debate, ver este enlace)

Se trajo a Elizabeth Loftus para que comentara durante unos minutos sobre la construcción de la memoria en los pacientes de estos "terapeutas" y evaluara el método de Hopkins de "aconsejar" a los niños cuyas madres estaban siendo alentadas a creer que habían sido secuestrados por extraterrestres. La dr. Loftus señaló que Hopkins alentó mucho para que estos recordaran más detalles, así como también les dió mucha recompensa verbal cuando se producían esos nuevos detalles. Ella caracterizó al procedimiento como "arriesgado" debido a que no sabemos qué efecto tendrá este "asesoramiento” en los niños. Creo que se puede predecir un efecto: crecerán pensando que han sido secuestrados por extraterrestres y esta creencia estará tan incrustada en su memoria que les será prácticamente imposible llegar a considerar siquiera la posibilidad de que la "experiencia" fue implantada por su madre y cultivada por personajes como Hopkins. (mismo efecto que el producido por Wendell Johnson con su “experimento monstruo” en los niños huérfanos de Davenport, 1939)

Otros cuantos escépticos también fueron entrevistados. Un psicólogo ofreció la explicación de que los secuestrados fueron engañados, pero no se trató de ahondar en por qué este engaño en particular es tan generalizado. Otro era un físico que se hizo eco de algunas de las preocupaciones de Sagan  por la falta de evidencia empírica para la afirmación de las visitas extraterrestres. (Todas estas personas durante tantos años en tantos países ¡y ni un suvenir! ¡Cómo algo inhumano!) Otro escéptico entrevistado fue Michael Persinger, un psicólogo que ofreció una explicación en términos de estados mentales que, al parecer, estaba tratando de duplicar en un laboratorio .

No creo que todo en el universo pueda ser explicado, pero creo que los espectadores de Nova merecen algo más que las breves tentativas de uno o dos escépticos para dar cuenta a tantas personas que tienen el mismo delirio. De lo contrario, a mucha gente la visión de Mack le parecerá razonable: si ya no hay buenas explicaciones en términos de patología, la mejor explicación es que las anécdotas de la abducción alienígena se basan en experiencias reales.

Hubo un principio de explicación al señalar que la similitud de los relatos perjudica más que beneficia a dichos relatos como para que estos sean tomados como acontecimientos reales. Demasiada similitud indica que han sido influenciados por las mismas fuentes escritas y visuales, relatos y películas. Pero el siguiente paso es tratar de explicar por qué estas personas son susceptibles a estas historias y por qué es tan fácil llegar a desarrollarlas y ampliarlas.  Puede parecer que se esté pidiendo la suposición de que una persona "normal" sería escéptica ante tales historias y en lugar de tener la tentación de aceptarlas y volver a evaluar su propia experiencia conforme a ellas, desde su punto de vista las encontraría increíbles. Pero creo que es una suposición razonable de hacer. Así, a pesar del hecho de que los abducidos parecen "normales", me gustaría tener como hipótesis de trabajo que no son personas normales y razonables, a pesar del hecho de que pueden funcionar bastante bien en la sociedad o en su círculo de familiares y amigos. Yo no iría tan lejos como para llamar a estas personas psicópatas funcionales, pero creo que el término "delirante funcional " sería bastante exacto. Ese es un término que también se utiliza para describir a muchos creyentes religiosos. Yo no creo que sea un accidente que las creencias de los abducidos y los devotos religiosos parezcan muy similares. Una persona puede funcionar "normalmente" de un millón y una formas y mantener las creencias religiosas más irracionales imaginables. Dado que la religión es un delirio culturalmente aceptado, esta no es vista como algo demasiado extraño y se pone poco esfuerzo en tratar de averiguar por qué las personas creen las historias religiosas en las que creen. Pero cuando alguien tiene una opinión fuera del rango de los fenómenos delirantes culturalmente aceptados, parece haber una necesidad de "explicar" sus creencias. Hay, por supuesto, un aspecto en las creencias de los abducidos que difiere de la mayoría, aunque ciertamente no todos, de los creyentes religiosos: la creencia se basa en una "experiencia". En este caso, la analogía más cercana en la religión parece ser la experiencia mística. Por lo tanto, lo mejor sería empezar con la suposición de que los abducidos son como los místicos: ellos creen que han experimentado algo negado al resto de nosotros. La única evidencia de su experiencia es su propia creencia de que lo que lo que pasó fue real y de que dan cuenta de ello. No existe otra evidencia .

La comparación de los abducidos con los místicos no es tan descabellada como podría parecer a primera vista. Piense en la historia de la mística. Los relatos de las experiencias místicas se dividen en dos categorías básicas: el éxtasis y la contemplativa.Cada tipo de misticismo tiene su propia historia, sus narraciones de anécdotas y testimonios. Y, al igual que los relatos de los abducidos, las historias de cada tipo de místico son muy similares también. Los místicos extáticos tienden a describir sus experiencias indescriptibles en términos análogos al éxtasis claramente sexual. El ir de la oscuridad a la luz recuerda a la experiencia del nacimiento. Los místicos contemplativos describen su experiencia de paz perfecta y la dicha de una manera que cualquiera que haya tenido una noche de sueño reparador puede identificarse. O, en las etapas más avanzadas de la mística, la experiencia es claramente análoga a la muerte: un estado de unidad total, es decir, la no diversidad, ningún cambio, o nada. En pocas palabras, el hecho de que las experiencias místicas se describan de manera similar por los místicos nacidos en diferentes países y en diferentes siglos, no es prueba de la autenticidad de sus experiencias, sino que habla más a la uniformidad de la experiencia humana. Cada cultura tiene conocimiento de nacimiento, el sexo y la muerte.

Por otro lado, las narraciones del éxtasis de los místicos y los contemplativos pueden ser similares debido a estados cerebrales similares asociados con la separación del cuerpo y un sentido de trascendencia. El lenguaje y los símbolos de nacimiento, el sexo y la muerte pueden ser nada más que estados cerebrales análogos. Los abducidos pueden estar describiendo alucinaciones similares debido a que sus estados cerebrales son similares.

Aún más al punto podría ser la similitud de los testimonios de aquellos que han tenido experiencias cercanas a la muerte (ECM). Parece más razonable pensar que las narracines reflejan las creencias similares antes de la experiencia más que experiencias similares en el "otro mundo".

Pero hay algo más que esta similitud de cómo las historias de abducidos tienen hilos comunes y como también las tienen las historias de los místicos y de ECM. Sin embargo, esta similitud ayuda a ver cómo el hecho de que las historias sean similares no aporta muy buena evidencia de que las historias sean por lo tanto narraciones reales de experiencias similares auténticas. Más importante, sin embargo, es la naturaleza ilusoria de la mística y de las experiencias extracorpóreas (OBE). Si somos capaces de explicar por qué las personas creen que han tenido experiencias místicas o de OBE, deberíamos ser capaces de explicar por qué las personas creen que han sido secuestradas por extraterrestres.

No pienso que debamos descartar que aquí se esté empleando el optimismo de la tan tradicional moda del uso de ilusiones. Aunque es un poco más fácil de entender por qué alguien desearía tener una experiencia mística de lo que es de entender por qué alguien querría ser abducido por un extraterrestre. Sin embargo, la facilidad con la que aceptamos que una persona desea tener una experiencia mística tiene que ver con nuestro prejuicio cultural en favor de la creencia en Dios y la conveniencia de la unión con ese Dios. El deseo de trascender esta vida, de pasar a un plano más elevado, de dejar este cuerpo, de será seleccionado por un ser superior para una tarea especial …. cada uno de ellos se puede ver en el deseo de ser secuestrado por extraterrestres tan fácilmente como en el deseo de ser uno con Dios o de tener una OBE.

Si hay seres tan inteligentes como para viajar por el universo hoy, probablemente lo fueran como para poder igualmente hacerlo en los tiempos antiguos o en el medievo. Los delirios de las civilizaciones antiguas y medievales no redactan los mismos términos sobre extraterrestres y naves espaciales porque estos son creaciones de nuestro siglo. Podemos reírnos de la idea de los dioses que toman la forma de cisnes para seducir a mujeres hermosas. Podemos reírnos de la idea porque no encaja con nuestros prejuicios culturales y nuestros delirios. Podemos reírnos de la idea de los demonios preñando monjas porque no encaja con nuestros prejuicios culturales y delirios. Las personas de la antigüedad y del medievo probablemente se habrían reído en su tiempo de cualquiera que hubiera afirmado haber sido recogido por seres de otro planeta para una cirugía reproductiva. La única razón por la cual nadie toma en serio a los abducidos hoy en día se debe a que sus ilusiones no entran abiertamente en conflicto con nuestras creencias culturales en las que recorrer el espacio intergaláctico es una posibilidad real y en la que es muy probable que no seamos el único planeta habitado en el universo. En otros tiempos, nadie habría sido capaz de tomar en serio estas afirmaciones.

Los abducidos son análogos a los místicos y los OBE, o a las monjas medievales que creían que habían sido seducidas por el diablo, o a las mujeres de la antigua Grecia que pensaban haber tenido relaciones sexuales con animales, o incluso a las mujeres que llegaron a creer que eran brujas después de que su sacerdote les leyera la bula del papa Inocencio VIII o un libro sobre cómo identificar a las brujas como El Martillo de las Brujas (Malleus maleficarum). Y sus consejeros y terapeutas son como los sacerdotes de la antigüedad que están allí no para desafiar las creencias, sino para fomentarlas,  nutrirlas o hacer todo lo posible para establecer sus historias como ortodoxia. Mi conjetura sería que así será muy difícil encontrar a un abducido que no ha sido fuertemente influenciado en su creencia mediante la lectura de historias de extraterrestres, o libros como Comunión o Intruders, o viendo películas que introducen alienígenas. Será aún más difícil encontrar a un abducido que no haya sido altamente alentado en su ilusión por un consejero como Hopkins o un terapeuta como Mack. Dada la gran cantidad de estímulo por una comunidad creyente y reforzada por los sumos sacerdotes, ¿es realmente tan difícil de entender por qué hay tanta gente hoy en día que creen haber sido abducidos por extraterrestres? No lo creo.

La única pregunta que me parece interesante y desafiante en todo esto es la cuestión de qué es lo que hace que ciertas personas sean tan susceptibles a tales creencias mientras que otras personas no se ven tentadas a tener tales ilusiones. Podemos enumerar algunas cosas por las cuales no tenemos buenas razones para creer que estén funcionando aquí. La inteligencia no es probablemente un factor significativo. Los abducidos y sus sumos sacerdotes parecen ser tan inteligentes o poco inteligentes que el resto de nosotros. La enfermedad cerebral, o el desequilibrio químico grave, no es probablemente un factor en la mayoría de los casos. El lavado de cerebro es un factor poco probable. Incluso las experiencias de la infancia o la educación no son factores probables. Cuando se trata de identificar que factores son comunes a los "verdaderos creyentes" pero ausentes en los "escépticos" y viceversa, es difícil establecer tales listas de características con confianza.

Las únicas características que, creo, son comunes en los abducidos son la cualidad de la "imaginación" y la respuesta emocional muy fuerte a la experiencia. Sin embargo, muchos escépticos podrían decir que ambos tienen una imaginación activa y emociones muy fuertes. Por lo tanto, esas cualidades en sí mismas no parecen explicar nada. Sin embargo, una característica que parece evidente en los abducidos y ausente en la mayoría, si no todos, los escépticos, es una fuerte tendencia a ser influenciable.* Bien puede ser que, mientras que los abducidos y los escépticos, podrían decir que, ambos, pueden tener emociones fuertes, la forma en que las emociones funcionan en la vida de un abducido es muy diferente de cómo funcionan en la vida de un escéptico. Un escéptico puede llegar a estar muy alborotado con las personas que se niegan a examinar las pruebas o que no parecen tener la menor idea de lo que se considera un experimento controlado. Un escéptico puede sentirse superado y deprimido por la credulidad y la ingenuidad de los demás, especialmente de los que él o ella quiere. Pero creo que sería un escéptico poco frecuente y cuyas emociones dominaran tanto la experiencia como para que volviera muy sugestionable o vulnerable a las ideas, ofrecidas por otros viajeros simpáticos o sumos sacerdotes, que parecen aplacar o explicar sus sentimientos. Puede que no sea simplemente que los abducidos tengan fuertes emociones, que pueden ser mucho más conscientes de sus sentimientos y emociones, mucho más propensos a decir que estan viviendo sentimientos "confusos", "extraños" o "inexplicables". Esto no es lo mismo que estar en sintonía con los sentimientos de uno mismo. Es más como estar constantemente consciente de estar incómodo, pero sin ningún sentido de por qué usted debería sentirse así. Y eso ciertamente no es lo mismo que tener fuertes emociones.

Obviamente estoy fuera de mi campo de experiencia cuando especulo sobre que podría explicar por qué miles de personas tienen el delirio común de haber sido secuestrados por extraterrestres. No estoy tan arrepentido por haber especulado sobre el asunto como si lo estoy de que Nova haga sólo un mínimo esfuerzo para proporcionar la aportación de solo psicólogo escéptico para intentar explicar este fenómeno. Yo hubiera preferido un programa que pasar 45 minutos con el Dr. Robert Baker, el psicólogo escéptico, que uno que pasa 45 minutos con personas de la talla de Hopkins y Mack, de quienes no aprendí nada de valor. Yo también hubiera preferido un programa que incluyera todo el material que Nova tenía respecto a una entrevista con Philip Klass donde ofreció su análisis a partir de sus treinta años de investigación de los informes de OVNIs. En cambio, todo el metraje de Klass terminó en el piso de la sala de edición.

Por último, habría preferido haber oído más de la Dra. Loftus respecto al rol que los consejeros e hipnoterapeutas desempeñan en la creación de recuerdos en sus pacientes. Por lo poco que Nova nos mostró de como Hopkins trabaja, era evidente que el señor Hopkins fomentaba la creación de recuerdos. Una pequeña comparación con el caso de Bridey Murphy u otros casos de regresión a otras vidas hubiera sido necesaria también.

______________

Postscript . Acabo de terminar de leer las muchas respuestas al programa de Nova en su Página de comentarios OVNI . Al parecer, yo soy sólo uno de un número muy pequeño que pensaron que el programa fue "muy justo" para Hopkins y Mack. La mayoría de los comentarios fueron críticos con el programa por desacreditar la noción de abducción extraterrestre y a sus defensores. Muchos de los críticos de la demostración se consternaron porque Nova no examinó la "evidencia científica" para la abducción y gastó todo su tiempo promoviendo la hipótesis de que todas las historias de abducciones alienígenas están basadas en falsos recuerdos implantados por los terapeutas. Estoy de acuerdo que el show pasó demasiado tiempo frente a la terapia, pero creo que a Hopkins y a Mack se les dio sin duda más que suficiente oportunidad para presentar su caso … oportunidad mucho mayor que la falsa memoria de los defensores de Loftus y Baker.

Las críticas a la serie (incluida la mío) deben recordarnos cómo buscamos a los medios de comunicación para que sean nuestros abogados a la hora de presentar las cosas como las vemos y, cuando no lo hacen, se les critica por ser "parciales" e "injustos" o en. este caso. de “no científicos”. Además, dado el volumen de críticas concretas que recibieron, creo que en Nova se haría bien en considerar hacer otro programa sobre el tema que se centrara en la evidencia "científica" para las visitas y las abducciones, tales como marcas de pala en las piernas, cicatrices y el suelo. Al parecer, el programa incluía algunas imágenes de esas "pruebas", pero esta no fue la vía y fin del programa. Nova ha publicado en la red algunas de las entrevistas que hizo para el programa. Las entrevistas, así como otros materiales que Nova publicó para profesores que quieran utilizar su programa en el aula, se encuentran en su sitio llamado Explorando el fenómeno de la abducción alienígena. Si yo hubiera leído todo el material publicado, sobre todo el material para los profesores, para que estos lo utilizaran para guiar a sus estudiantes a pensar sobre la construcción de la memoria o evaluar las teorías de Von Daniken y Reichert sobre dibujos en las tierras peruanas (como el aeropuerto alienígena o el calendario nativo), habría visto el programa con un prisma muy distinto. Yo lo habría visto lo que muchos de los críticos vieron: un intento de explicar las abducciones alienígenas como alucinaciones hipnagógicas nutridas en falsos recuerdos introducidos por los terapeutas. También habría apreciado mejor lo que yo pensaba que iba a abordar al dejar que Hopkins y Mack presentaran su caso. Este sería parte de un material formativo que hace hincapié en el problema de evaluar las explicaciones contradictorias de un mismo fenómeno. Si un escéptico ve todo el paquete, el sitio web de Nova  y el programa de TV sobre abducciones alienígenas, él o ella probablemente verá que el programa este es mucho más escéptico que si solo se ve el programa de TV.

Imagínese qué respuesta  habría conseguido Nova si hubiera presentado otra explicación que  comparara la creencia de haber sido secuestrado por extraterrestres con la creencia de haber tenido una experiencia mística o de haber sido bendecido con una visión de la Virgen María.

Tags: , , , , , ,

Ir al Escepticcionario

Skeptic Dictionary